30 ago. 2009

El pin del cachufín... digo, el fin del cachupín




El 30 d`agostu de 2008 espencé esti blogue, pocos días enantis aprendí que bían dellos blogues en cántabru... y lancéme ensín saber cómu diba esti meyu virtual. Jue prestosu, talmenti prestosu. Jue un viaji, una cambalúa, una andancia guapa. Abora, mudo a otru blogue al estrincote, al estrincote míu. No es egoismu -alucho escontra l`egu- sino arreflesión; es escribir -abora que tengo l`hábitu deprendíu- cona visual interior, no carajuera, al desterior.


Gracias pola vuestra parcialidá. Mando un caldu abrazu.

Epílogu

La lingua es juente de llugatos y estrepes y, con ella es fácil dir pola cambera de la conceutualización, del apetegu de la fórmula, del juiciu, de la comenencia y del autotastéu…

Olvidái tolo que diji.

No diji náa.

29 ago. 2009

Un juegu

Propóngovos un juegu de conocencia del sitiu ondi vivís. Es un teste basal de lo que precibimos del meyu, en toa manera que no es náa centíficu (la cencia es una religión de la que m`estoi desenganchando).
  1. ¿Cuántos días quedan pa la luna viva? (premítese un estrepe de 2 días). ¿Vesla dendi la tu casa?
  2. ¿Cuál es la central nucliar mas prósima a la tu casa? ¿y la fábrica mas juntana?
  3. ¿A qué altor duermis del suelu? (no del suelu del cuartu, sino de la tierra).
  4. ¿Daóndi provienin los alimentos de la tu última cumía?
  5. ¿Ú van los tus rebusis, las tus jateras?
  6. ¿Cuál es el vientu dominati ena tu zona?
  7. ¿En qué mes allegan las goliondrinas? ¿En qué mes marchan?
  8. ¿Cuál es l`árbul mas juntanu a la tu casa? ¿y el bar u bitácula?
  9. ¿Daóndi provién l`augua que bebis? ¿y el de la traida?
  10. Siñala al cierzu dendi`l sitiu ondi leis estu.
  11. ¿Qué soníos u ruíos sintis mientres trebajas?
  12. ¿En qué mes hai mareas de caloca, cendu, oca, ocle?
  13. El terrenu que pisas, ¿es de síliz, cayueliegu u de tierrardíu?
  14. ¿De qué vivían los antiguos moraoris de la tu región?
  15. Di 5 plantas melicinalis que se den nun quilómetru.
  16. Di l`inombri d`una entarajilación cologista del tú ámbetu.
  17. ¿Cuál es l`origin del inombri del sitiu ondi vivis? ¿qué sinifica?
  18. ¿Está descastándose daque lazu vegetal u alimal ena tu zona? ¿cuális?
  19. ¿Cuántu uyas en bici de la tu casa al tu trabaju? ¿y al parque? ¿y al boscu?
  20. Di l`inombri de pila de 5 vicinos.

Valoración: No hai.

28 ago. 2009

L`inombri de la rosa

El monesteriu ulsóse por tres días y tres nuechis, y de náa valierin los últimos esjuerzos. Ya ena mañana del siétimu día de la nuestra estancia n`aquel sitiu, cuandu los sobrevivientis diérinse cuenta de que no sedrían pa salvar dengún edificiu, cuandu s`estorregarin las parés internas de las costrucionis mas guapas, y la ilesia, comu atotogándose a si mesma, mangulló la su torre, n`aquel momentu flojeó en tol mundu l`aler d`alucha escontra`l castigu divinu. Arralárinse las carreras a buscu de los pocos calderos d`augua que quedaban, enanque siguía alampándose con ritmu pulseáu la sala capitular amás de los descelentis cuartos del Abade. Cuandu`l juéu allegó al jondu de los talleris, ya hicía muchu que los criáos bían pasáu tratando de salvar los mas posiblis de los haberíos, y agora escarceaban pola cotera p`acurriar polo menos a una parti de los alimalis, que nel labarientu de la nuechi ajuyerin de las cortes.

Vi que daque sobrevivientis usaban d`entrar eno que quedaba de la ilesia: camienté qu`intentaban entar ena cripta`l tresoru pa consiguir daque ojetu preciosu enantis d`escapar. No sé si juerin pa logralo, si la cripta no s`ajundió, si los lladres no s`ajundierin enas resquiezas de la tierra intentando allegar jasta ella.

Enanque, vinían hombris del pueblu, que subierin p`audar, u pa tratar d`apañar tamién ellos daque botín. Los mas de los muertos quedarin enti los casaris entá albos. Al tercer día, curiáos los mancaos, enterraos los caláveres que quedarin juera de los edificios, los monjis y los demás poblaoris del monesteriu apañarin los sus haberíos y marcharin del llan, qu`entá ajumaba, al simen d`un lugar maldáu. No sé cancia óndi ajuyerin.


L`inombri de la rosa
Umberto Eco

l`últimu sonetu

Tóo tién un linte egual que las horas tienin
los sus minutos cuntaos y los sus curtos sigundos
de dicha que finan áinas espenzaos.
Tóo tién un principiu comu los trubonis

y las quemas tienin una primer ola
y una primer llapa. Tóo tién un escomencipiu
peru tóo s`acaba. Tremínase apagando
la quema mas grandi y a la mayor galerna

la socedi la letía. Queda, sí, la cerrajina:
el solar ataláu de la casa perdía,
los navíos ajundíos y la hestoria`l náufragu,

peru esa es la final. Tóo tién el su iniciu
y la su final, amor míu, al simen de los murrios versos
del últimu sonetu qu`escribí n`alcordanza tuya.


José Fernández de la Sota
La sorga del enanu
Edit. Renacencia 1994

Atopando parabras (y 6)

Egual que n`otras ocasionis, creo qu`estas parabras no están en parabreros cántabros:
Güebra: Trabajo comunal (Valdolea y mas)
Flis: Espray (Costa ocidental)
Abricoque: Albaricoque
Albérchigu: Frutu del paraguayo (Cieza)
Elicorniu: Unicorniu (Brañosera)
Gracias a La Dulda pola parabra de Cieza, que, onqui tamién es castillana, no es el mesmu frutu.

27 ago. 2009

Cantíu de lavanderas

Nel cierzu d`Escocia hai una clas de cantíos en gaélicu que tienin la su nacencia d`una labor coletiva: dar a la lana del tejíu de Tartán (tejíu del ropal escocés sellencu de cáa clan) un laváu y una preparación pa que tenga duranza. N`englés son Waulking songs y, las mojeris pusíanse en corru pa ruar la lana enti tóas.

En Cantabria bía una clas de cante de labor coletivu que ya no desisti: Cantar al filete. Hicíase enas fábricas d`anchoas. Aguañu está pruhibíu...

Siento no ser pa escolgar tantas jormas de cantar surdías del magín humanu: Yoik sami, Jordler, armonías sardas, cantíu difónicu mongol (y d`Irán y otros sitios), cantíos de barriga de Tuva, Mongolia, China, Tibet; armonías bantús, cantíos esquimalis de compaña, Kan ha diskan bretón, saetas, Cant d`estil valencianu, cantíos ainú, chamánicos, ...

26 ago. 2009

Cantios VI (Reggae de las colorucas)

Aquellas colorucas que volaban
cancia`l centru de la mar...
Aquellas colorucas que, por milentas,
volaban por cima de los garranchos...

Alueñárinse de la costa
al simen d`una nubuca
y, trempasando los barcos,
esmanárinse lejonas;

aquellas colorucas que volaban
cancia`l silenciu de la mar...
¡No vaigáis! ¡no vaigáis!
No atoparíis nesa mar
un sitiu ondi aselar;

No tién islas, no tién urros,
esa mar namás que tién augua, augua escuru...


Bernardo Atxaga



Augua

¿Es acorde cudar que del relate d`una croeldá puéi surdir una visual combláa de beldá? Esta enterroga, que n`aparencia es una recontravición, hícemela va unas seimanas trés tastear una de las pelícolas mas jermosas que jui pa ver: Augua, de Deepa Mehta. Escribo, agora, de l`alcordanza d`aquella hestoria murria, pos no soi p`alcontrar l`escritu emocionáu qu`hici namás que finé de vela, tala era la emoción que sentí, y siento, al revivir una pelícola qu`es un dáu.
Singún la religión hindú, las viudas tienin tres posibilidaes al enviudar: casase col su cuñáu menor, soicidase u, caltener una vida d`islamientu y penitencia desapartáa del mundu. Son engucías a se jacer "muertas en vida".
Espienza la pelícola cona ceremoña de casoriu d`una neña d`ochu años y un hombri mortanu -esa mesma tardi muer- y, de súpitu, la neña es viuda, en toa manera qu`es dáa a un ashram de viudas ondi tindrá de vivir jasta la su muerti. El padri, l`enguaciaor de la boda, consigui nuna alendáa, tener d`acupase d`una boca menos. Esi es l`ojetivu benifiestu de tala siniquidá -digo, norma- religiosa: la "colomía" familiar.
A los ochu años, la neña no es pa entender qué socedi cona su vida, no entiendi l`abandonu, destraña tóo y no vei a jutu de qué tién d`estar nuna casucia con una colla de viudas méndigas. Tresquilan y afitan el su pelu, ibran los sus atabalis y es compuesta con una túnica blanca. Queda pieslláa nel ashram en compaña de mojeris muchu mayoris y mancáas pola su suerti, la tristura, la duendura y, enclusen, pola zuna. L`ashram es gris, egual que las sus vidas, egual que l`esiliu.
Pocapocu, la neña va amezándose a esa condena y deprendi la su condición de méndiga, de gurrufalla que no tién drechu a comer voquiblis comu los demás, aprendi que la su sembra es endina y que no tién de tocar a naidi. Ena India de 1938, sol yugu británicu, los indios son enferioris, enti ellos hai castas con diferientis frascas. D`enti las castas, las mojeris no valin náa. D`enti las mojeris, las viudas son menos que meya mojer y, ella, es menos que meya viuda por ser una neña. Tala es la su condición.
Deepa Mehta jaz un relate maníficu de la croeldá del distinu, de la familia y de la religión, peru, hácilo ensín caer ena vulgaridá, ena simplicidá. Hai un que prestosu enas imágenis, ena velocidá de l`aición, de la muvición, ena color, ena música jermosa y arrescendienti, enas caras y viecos; hai beldá ena tragedia... enas tragedias. Hai un ñudu que va dándose nel gargüelu al treviés de la pelícola y, que colombra -nel mi casu- cuandu, cancia la final de la hestoria, aparez Mahatma Gandhi ena ciudá a dar una espiche pola libertá de la India y, es oldeáu por dos neños a los quienis pola la su capeza conas sus manos ruviejas, bendijéndolos y dijendo: "Que seas feliz"... Vóime n`augua.


25 ago. 2009

Filtru d`amor

Cosas a esgaya acontecierin enantis nel mundu. Peru es comu si enjamás bieran socedíu. Cáa cosa que li acontez a una presona es la primer cosa. Ser el jíu d`un padri comu ésti. Esa nuechi sentí una despansión, comu si`l mundu echara quimas y armuellos y medrara tan luegu que la vista no sedría p`aprecialo. Sentí la chicura, comu si la tierra se cuarterase y siguiera cuarterándose. Sentí las estrellas. Sentí que s`aposaban nel mi hombral cona su manu. La luna surdió calda y coloráa. Dímomos un abrazu pretu y viril cuandu alleguemos a la linte. Tragósela una ringlera d`árbulis a petu`l vientu. Yo no quisía que vieran las mis lucis, en toa manera que trespusi quilómetros y quilómetros, despaciu, so la segle y clara luz de la luna, sintiendo la parcial escuridá detar y alanti.

No encesé los faros jasta qu`allegué al caminu rial. Cuasi al albiar allegué jasta la puente del ríu-linte. Ya diba averándome a la casa, en toa manera que galgué`l cochi ena metá de la puente, najé pa espurrime y por daque razón acancéme que los viejos solían ofrendar tabacu al augua. Poináu nel petril, miré abaju.

Es un ríu lóndrigu, rápidu, esgonzosu. El calci es jondu y estrechu. Acancéme de June. L`augua borreaba u arrodiaba alredor de los cochis ajundíos. Qué pocu m`acanzaba. Si es casu que tendría sen, ella era parti de la solidez qu`emburriaba la currienti. Asigúrote que jue mui güenu lo qu`hezo ella por mí, agora lo sé. El jíu qu`irreconoció sofrió mas que Lipsha Morrissey. L`alcordanza de June pretábame`l corazón, peru jue una frutuna que me pusiese enas manos de Güela Kashpaw.

Tovía tinía nel mi bolsu`l pañuelu de Güela. Surdió`l sol. Bía sintíu dicir qu`esi ríu era la final d`un antigu océanu, de quilómetros de calu, qu`anagó las dos Dakotas va mucha tiempu, desdando tolos nuestros tribilorios. Era fácil maginar que tóos nos estábamos so los sus razonablis garranchos, peru la verdá es que vivimos ena tierra ensuchu. Entré nel cochi. La mañanaa era clara. El caminu era güenu. En toa manera, no tinía otra cosa de jacer que cruciar el ríu y apurrila a casa.
Louise Erdrich
Filtru d`amor
Tusquets edit. 1987